Las personas podrían clasificarse según el estado de sus neveras…

Por un lado están la de las familias, esas que están rebosantes de comidas

Luego están las de los solteros, esas que apenas guardan un yogurt caducado y un par de limones más secos que la mojama…

Por último, están las neveras ordenadas

Dejando a un lado el estado de las neveras y si nos centramos en los productos que guardamos en su interior, entonces si que podemos echarnos a llorar.

Aunque intentemos hacerlo bien, al final siempre terminamos guardando productos en el frigorífico que deberían ir en la despensa y viceversa

¿Quién no ha estado en el dilema de tener en sus manos una caja de huevos y pensar durante unos segundos donde guardarlos?

¿Nevera o despensa? ¿Fresquitos o templados?, ¿Fuera o dentro?

Después de todo, cuando los compramos, lo hacemos a temperatura ambiente, pero cuando llegamos a casa, una fuerza superior nos obliga a meterlos en el frigorífico

La respuesta rápida y sencilla es que la mejor opción es guardarlos en el frigorífico. El frio no afecta a su sabor ni a sus propiedades y facilita su conservación.

El hecho de que se vendan sin refrigerar, se debe a que los huevos, NO necesitan estar a baja temperatura para conservarse, sin embargo, los cambios de temperatura no les sientan demasiado bien .Por eso el frigorífico es lugar más seguro que un armario o despensa, donde posiblemente la temperatura varíe mucho más

Grupo Avícola RUJAMAR

Nos ayudas a construir un mundo mejor?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar