El Gobierno francés anunció hoy que la venta de huevos frescos criados por gallinas enjauladas se prohibirá a partir de 2022 en el país, donde solo se podrán adquirir los de animales crecidos al aire libre, considerados más saludables.

Según organizaciones medioambientales, los huevos criados por gallinas enjauladas son perjudiciales para los animales, ya que viven apiñados en espacios cerrados sin luz natural, y para la salud humana, pues las gallinas están más expuestas a enfermedades.

«En 2022, los huevos frescos se venderán de criaderos al aire libre y no de los de jaulas. Se trata de un compromiso de nuestra campaña (electoral) y lo mantendremos», aseveró el ministro de Agricultura, Stéphane Travert, en una entrevista organizada por medios franceses. Sin embargo, la producción en masa con jaulas no se detendrá en Francia, pues se seguirán utilizando para los productos transformados a base de huevos.

Algunas cadenas de supermercados en Francia se han adelantado a la entrada en vigor de esta propuesta -aún por aprobar- y solo venden huevos procedentes de criaderos al aire libre.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar