Un año después de interconectar todos sus procesos de fabricación, almacenamiento y preparación de pedidos, Grupo Avícola Rujamar vuelve a apostar por la digitalización de su cadena de suministro mediante la aplicación de blockchain. En concreto, tal y como ha adelantado Rubén Martínez, director general de la productora de huevos libres de jaula, ha comenzado a incorporar esta tecnología en la gama ecológica marca propia ‘Rujamar’ y en tamaños M y L, una línea que produce en su explotación de puesta en Honrubia (Cuenca), con cerca de 120.000 gallinas ponedoras. El proyecto, con un plazo de implementación previsto de unos cuatro meses, se ha desarrollado de la mano del partner tecnológico Trace Food Alimenticia y absorberá una inversión global de 235.000 € entre software y hardware, adaptación de impresoras láser y nuevos equipos.

«Nuestro objetivo es contribuir a la seguridad e información alimentaria. Que el consumidor este informado a tiempo real de todo y, ahí, el código QR es el futuro en el sector agroalimentario. Y como no, también ante una alerta alimentaria, cuando detectaríamos en minutos donde está ese lote de producto afectado», afirma el directivo. De este modo, mediante el escaneo del código del envase, el cliente tendrá acceso a datos sobre la procedencia de sus huevos, instalaciones, naves, productor, ubicación, tiempo desde que se puso el huevo, quien lo cargó, cuanto tiempo en el almacén del cliente final, edad de las aves, fotos e, incluso, un «vídeo en directo, con breves explicaciones y posibles promociones».

Blockchain en todo el surtido

El plan de digitalización de Rujamar pasa por extender la tecnología blockchain al resto de sus explotaciones y oferta de productos, empezando por el núcleo de Saelices (Cuenca), dedicado a la producción de huevos camperos, y, posteriormente, a finales de este ejercicio 2021, en San Lorenzo de La Parrilla (Cuenca), especializado en la producción en suelo, también cage free. Y es que no hay que olvidar que Rujamar completaba en 2019 la transformación de todo su tejido productivo a un modelo libre de jaulas, disponiendo de un parque de 1,2 M de gallinas en libertad.

«El código se genera con cada lote de producto y se imprime a la vez. Previamente, se introducen los datos productivos e informacionales que se quieren transmitir al cliente asociados a ese lote. Cada uno de éstos, lleva su código QR que se modifica por nave y fecha de puesta. Es un avance increible. Es una solución buenísima para trazabilidad, seguridad alimentaria y dar al consumidor información nunca antes proporcionada desde el etiquetado», explica Rubén Martínez.

Rujamar vuelve, así, a revolucionar el mercado de puesta en España, tras ponerse a la cabeza de la reconversión industrial y de la reducción del plástico en el sector, mediante la eliminación de todos sus envases PET, etiquetas y bolsas retráctiles. A todo ello, suma el proyecto que acaba de alcanzar con Alltech, ‘Rujamar & Alltech-Planet of Plenty Partnership’, para abordar la disminución de la huella de carbono ​del LCA (Análisis de ciclo de vida) de sus productos, huevo cage free, campero y ecológico. Estas acciones incluirán programas nutricionales, de manejo, sanitarios y planes de gestión especialmente adaptados a las necesidades de Rujamar con el soporte de los técnicos expertos de Alltech E-CO2, cuya misión es promover programas de sostenibilidad para productores, ganaderos e instituciones gubernamentales con el objetivo de medir y reducir las emisiones asociadas con la producción avícola a través de la realización de evaluaciones para mejorar el estado físico, financiero y el impacto ambiental de su sistema productivo y centros de clasificación.