El pasado jueves 20 de mayo de 2021 Grupo Avícola Rujamar formó parte de un hito crucial para el desarrollo de soluciones tecnológicas en pro del bienestar animal.

El equipo de directivos y veterinarios de Grupo Avícola Rujamar formado por D. Rubén Martinez – CEO de Grupo Avícola Rujamar, Marina Sanz – responsable del núcleo principal y nuestra veterinaria Fernanda Sarango – responsable de las naves de recría, se desplazaron a las instalaciones de Ibertec, en el Parque Tecnológico de Boecillo en la provincia de Valladolid, para asistir a uno de los primeros nacimientos de pollitas bajo una técnica no invasiva de sexado in ovo.

¿Y si hubiera un método para diferenciar los machos de las hembras cuando aún están en incubación?

En este contexto, cabe mencionar que el sector avícola se divide en dos claros subsectores, el de las ponedoras para la producción de huevos y el de los broilers en crecimiento para la producción de carne de pollo, pero lo cierto es que la mayoría de los pollitos macho de 1 día de estirpes de puesta son desechados al carecer de valor comercial.

Desde las áreas de I+D+i sector avícola lleva varios años trabajando en el desarrollo de una metodología viable que permita la determinación del sexo de los embriones de aves en una etapa muy temprana de desarrollo. Y lo cierto es que si, el sexado in ovo es ya una realidad y una solución tecnológica para determinar el sexo durante el desarrollo embrionario, además de ser particularmente rápido, automatizado, seguro y respetuoso con el medio ambiente y el bienestar animal.

Pero lo cierto es que la mayoría de las técnicas de sexado in ovo son invasivos, ya que requieren la toma de muestras para la realización de un perfil hormonal. En este contexto, la empresa AAT ha desarrollado una solución técnica no invasiva basada en imágenes hiperespectrales en la que los huevos clasificados como hembra se devuelven a la incubadora y los huevos masculinos se utilizan una vez procesados como materia prima para alimentación animal y también en el sector cosmético.

Bajo un escenario europeo, las plantas de incubación ya están introduciendo esta solución técnica a través de la Cheggy, una máquina que marca un gran avance basado en la tecnología de imágenes hiperespectrales, además de estar en la lista para aplicaciones prácticas de alto volumen para gallinas ponedoras en Francia, Alemania, Bélgica, España y otros países europeos. “Después de años de intenso trabajo de investigación y desarrollo, nuestra tecnología es actualmente el proceso más rentable del mercado” afirma Jörg Hurlin, director general de AAT.

El sexado in ovo, una realidad cada vez más cercana a través de las imágenes hiperespectrales 

«De hecho, la tecnología de medición hiperespectral tiene varias ventajas», destaca Jorge Sagardia – director de Ibertec. Esta tecnología basada en la detección del color de las plumas es el primer procedimiento adecuado para los altos volúmenes de una planta de incubación, además de que el procedimiento se puede automatizar completamente con una precisión superior al 95% y se pueden analizar más de 20.000 huevos por hora y máquina. El procedimiento no es invasivo, por lo que no es necesario abrir la cáscara del huevo para tomar muestras líquidas. Por lo tanto, no hay riesgo de contaminación ni riesgo de daño al embrión. Por último, no es necesario utilizar productos químicos en la tecnología de medición hiperespectral, lo que hace que CHEGGY sea especialmente respetuoso con el medio ambiente.

Grupo Avicola Rujamar apuesta por la tecnología Sex in Ovo

De la mano de Ibertec, Grupo Avícola Rujamar pudo presenciar uno de los primeros nacimientos de pollitas bajo esta técnica de imágenes hiperespectral no invasiva a través de un prototipo de la Cheggy. Durante la jornada, nuestro equipo de directivos y veterinarios tuvieron el privilegio de presenciar el nacimiento y comprobar de primera mano el excelente cumplimiento de los estándares de bioseguridad en el protocolo de incubación que llevan a cabo desde la planta de incubación de Ibertec para las futuras ponedoras de Grupo Avícola Rujamar.

«Además, la rapidez es un aspecto esencial en el proceso», comenta Fernanda –Veterinaria de Grupo Avícola Rujamar, ya que los análisis y controles de calidad se llevan a cabo desde los laboratorios de Labdial, perteneciente al mismo grupo empresarial que Ibertec, lo que permite una mayor interconexión de procesos, fiabilidad y agilidad en los análisis de laboratorio.

Tras presenciar el nacimiento in ovo bajo esta técnica, Rubén Martínez manifiesta su interés total hacia esta solución tecnológica. Y aunque hoy por hoy tiene muchos aspectos que mejorar ya que el sexado in ovo a través de imagen hiperespectral se realiza a los 13 días de incubación y la solución tecnológica definitiva debería ser capaz de conseguir el sexado antes del 6 día de incubación.

«Cuando llegue ese momento desde Grupo Avícola Rujamar nos gustaría recalcar el claro interés en ser el primer productor a nivel nacional en implantar este tipo de solución técnica en beneficio del bienestar animal en el 100% de nuestros nacimientos, además de asumir el sobrecoste por docena que conllevaría implantar esta nueva técnica, asegurar el bienestar animal es nuestro principal compromiso» comenta Rubén Martínez.

El sexado in ovo, un claro ejemplo de cómo la tecnología es un perfecto aliado para la mejora del bienestar animal.

 

Grupo Avícola Rujamar

Nos ayudas a construir un mundo mejor?